Noticias MTX Elite Bodybuilding

LA ALIMENTACIÓN TE AYUDA A CONSEGUIR PROGRESOS

 

 

La alimentación juega un papel determinante en los resultados que pueden obtenerse de cualquier programa de entrenamiento con pesos.

Los músculos obtienen de los alimentos el combustible que necesitan para ejercitarse, pero también los materiales para construir nuevos tejidos, de manera que es fácil entender que el tipo de alimentación constituye un factor clave tanto para rendir de forma óptima en el gimnasio, como para lograr la máxima hipertrofia muscular.

Hay varias reglas en la alimentación para favorecer el aumento de la musculatura que no podéis obviar:

Comed cada tres horas en pequeñas cantidades. Un mínimo de cinco veces al día, respetando escrupulosamente los horarios.
Reducid la ingestión de grasas y azúcares y aumentad las proteínas en cada comida.
Evitad los alimentos procesados, los procedentes de la comida basura y cualquier tipo de bollería o manufacturación artificial.
Convertid el desayuno en una comida importante, con abundancia de proteínas e hidratos de carbono y la cena hacedla más frugal, donde abunde la presencia de productos proteínicos.
Es preciso que conozcáis los nutrientes que nos aportan los alimentos, para poder así combinarlos en la proporción idónea en cada caso.

Por ejemplo, cuando hablamos de proteínas éstas las encontraréis en las carnes magras, los pescados, los huevos, las aves, todas ellas incluyendo el pollo, el pavo y también las codornices y el avestruz. Los productos lácteos desnatados son asimismo buena fuente de proteínas, yogures, requesón, etcétera.

Este grupo de alimentos proporciona la materia prima de la que se fabrican los músculos y por consiguiente ha de considerarse el eje central de los menús.

Los carbohidratos son, por supuesto, importantes asimismo porque constituyen el combustible del cuerpo en general y en especial de los músculos que utilizan la glucosa para efectuar las contracciones y la guardan de reserva en forma de glucógeno.

A través de este nutriente es posible graduar los niveles de energía y también los de grasa corporal, porque reduciéndolos obligamos al cuerpo a derivar la energía que no obtiene de los carbohidratos de las grasas subcutáneas, y de esa forma se reduce paulatinamente la adiposidad general.

Por otro lado, mediante el aumento en la dieta de estos se facilita la ganancia de peso también. De hecho, jugando con sus niveles podemos elevar o reducir los niveles de ganancia de peso.

Las grasas no hay que preocuparse puesto que por lo general abundan en los lácteos, las carnes, las yemas de los huevos y sobre todo en los aceites con los que cocinamos los alimentos.

En cualquier caso hay que reducir las saturadas al máximo limitando alimentos excesivamente grasos, como son todo tipo de embutidos y conservas, mantequillas, así como hamburguesas, pizzas y todo lo proveniente de la llamada comida rápida o basura, pero asimismo los alimentos excesivamente condimentados con salsas y aderezos, los fritos o empanados, etcétera. Esas son fuentes de grasas saturadas o sea dañinas y hay que evitarlas a toda costa, en su lugar para obtener las insaturadas o beneficiosas, basta con incluir algunos frutos secos, pescados azules o algunas fuentes vegetales como los aguacates o los aceites vírgenes como los de oliva o de lino.