Noticias MTX Elite Bodybuilding

¿Es la nicotina una sustancia ergogénica?

¿Es la nicotina una sustancia ergogénica?

Categorías

 

 

Bioquímica y Metabolismo de la nicotina

El (S)-3-(1-metilpirrolidin-2-il) piridina comúnmente conocido como nicotina, es un compuesto orgánico alcaloide derivado de la ornitina, encontrado en la planta del tabaco (Nicotiana tabacum).

La nicotina se une de forma selectiva a los receptores de acetilcolina en los ganglios autonómicos, la corteza adrenal y el cerebro. Provoca en el sistema nervioso central un efecto estimulante sobre la vigilancia, alerta y rendimiento cognitivo (dosis bajas), y un efecto reforzador o de recompensa sobre el sistema límbico, mediado por la vía neuronal del placer (dosis elevadas). La administración intravenosa activa los sistemas neurohormonales, con liberación de acetilcolina, noradrenalina, dopamina, serotonina, vasopresina, beta endorfina, hormona de crecimiento y ACTH. Los efectos cardiovasculares de la nicotina incluyen vasoconstricción periférica, taquicardia e hipertensión.

La nicotina se metaboliza en el hígado por medio del grupo de enzimas que tienen la función de eliminar sustancias que no son sintetizadas por el propio organismo, y se convierte en cotinina para eliminarse a través del sistema excretor. Existen por lo menos otros 3 metabolitos de la nicotina además de la cotinina, nornicotina y aminocetonas. Sobre estas se han hecho algunos estudios de las concentraciones en sangre y en sistema nervioso central. Se ha visto que la nicotina tiende a acumularse, al igual que la nornicotina.

 

Nicotina y el rendimiento deportivo

En lo que a este artículo se refiere, los productos de nicotina sin humo son de creciente popularidad en el deporte debido a las propiedades potenciales de rendimiento para mejorar y ausencia de efectos adversos en el sistema respiratorio. Sin embargo, la nicotina no aparece en la lista World Anti-Doping Agency (WADA) por  la falta de un estudio de global a gran escala. Se busca pues, en esta sustancia una ergogenia secundaria, por ejemplo a la pérdida de peso que parece inducir según diversos estudios en ratas (Schechter MD, Cook PG. 1976) así como poseer un leve poder anorexígeno al actuar esta sobre el SNC, e intervenir sobre la secreción de adrenalina, que facilita la capacidad de atención.

Estudios  en ratas albinas (Oyeyipo IP, Raji Y, Emikpe BO, Bolarinwa AF. 2010) demuestran que la administración de nicotina afecta negativamente al órgano sexual masculino, que mejoran tras el cese de su administración.

En otros estudios se observó que el tabaco (no la nicotina como tal) puede afectar al metabolismo hormonal (hartz y cols, 1987) indicando un aumento significativo de andrógenos adrenales (Sulfato de dehidroepiandrosterona y androstenediona) en las mujeres postmenopáusicas (Kay-Tee Khaw, M.B.B.Chir., M.R.C.P., Sallie Tazuke, B.A., y Elizabeth Barrett-Connor, M.D.N Engl J Med 1988).

Otros estudios muestran que los niveles de testosterona libre y total son mayores en hombres fumadores que en los no fumadores (European Journal of Cancer Prevention 2001), sin embargo también se incrementan los niveles de estradiol, dato que indicaría, según el estudio de The Advanced Medical Group, Marietta, GA 30067-0059, USA, que un aumento de estradiol en sangre estaría relacionado directamente con problemas de disfunción eréctil y pudiendo llegar a causar secundariamente hipogonadismo y atrofia testicular.

Por lo tanto podemos concluir que la nicotina como tal, posee tanto efectos positivos en cuanto al rendimiento deportivo se refiere, como negativos para la salud. En cuanto a los efectos deseables que otorgan a dicha sustancia una ergogenia deseable, nos encontramos con que incide sobre el sistema nervioso central y periférico actuando como un potente anorexígeno (supresión del apetito), posee así mismo la capacidad de activación noradrenérgica, la facultad de aumentar la concentración y actúa como euforizante. Por otro lado nos encontramos con los efectos no tan deseados de la nicotina, entre los cuales nos encontramos a nivel orgánico una sintomatología típica que parece presentarse en los individuos que consumen dicha sustancia con asiduidad, que son la astenia, fatigabilidad, disnea de esfuerzo, disfonía, faringitis, tos, expectoración matutina, disminución de la libido, disfunción eréctil, sueño no reparador, cefaleas, hipertensión arterial y taquicardia, entre otras. Efectos, muchos de ellos, que se atribuyen mayormente al tabaquismo, que a la nicotina como tal. La nicotina origina también trastornos en el metabolismo en la síntesis de colágeno, interfiere inhibiendo la síntesis proteica (efecto poco deseable en deportes como el culturismo) y en la reproducción de los fibroblastos, (tejido conjuntivo).

 

2013 – Carlos Álvarez Arranz