Noticias MTX Elite Bodybuilding

LAS SUPERSERIES / Por FRANCO PARENTI

LAS SUPERSERIES / Por FRANCO PARENTI

Categorías

 


Quizás unas de las técnicas más utilizadas cuando pensamos que ha llegado la hora de añadir más intensidad a nuestros entrenamientos.

Su definición: la ejecución sin descanso de dos ejercicios entre músculos antagonistas, esto en práctica significa, por ejemplo, realizar un ejercicio para los pectorales y uno para la espalda o uno para los cuádriceps y otro para los femorales.

Existen además otras variantes, la más común es entrenar un determinado grupo muscular con dos ejercicios diferentes, sin pausa entre ellos, y aquí llegamos a un pequeño matiz: podemos ejecutar primero un ejercicio básico o multiarticular y luego un ejercicio de aislamiento o monoarticular, o exactamente el contrario, siendo esto el principio de otra técnica muy utilizada: la preexastaucion.

Las ventajas son indudables y una de las más destacadas es el aumento del flujo sanguíneo localizado, acompañado de un notable incremento de la capilarización.

Esto beneficia el aporte de nutrientes, mejorando así los antecedentes previos (necesarios para la hipertrofia) la optimización del transporte de oxígeno y la eliminación del ácido láctico y de las toxinas reducen el tiempo que se necesita para la recuperación, tampoco hay que olvidar el beneficioso impacto psicológico, debido al intenso bombeo que produce esta técnica.

Otro componente para tener en cuenta, es el sinergismo que provoca, concepto que a nivel científico se define en que la acción combinada de dos elementos es superior a la suma de los síngulos obtenidos de forma independiente, en otra palabras gracias a esta técnica nos será posible sacar el máximo provecho de nuestro trabajo.

Entrenar contemporáneamente dos grupos musculares antagonistas, aumenta de forma importante los impulsos nerviosos de las unidades motoras, esto nos permite llegar muchos más allá del normal umbral del agotamiento neuromuscular.

Tengamos en cuenta que cuando ejecutamos una serie normal para un determinado grupo muscular, por ejemplo el pectoral, los impulsos nerviosos tienden a inhibir la contracción, llegando a detenerla, si después de un descanso ejecutamos otras series esta señal aumenta y nos impide llegar a agotar realmente el músculo en cuestión.

En cambio sí entrenamos de forma alternada dos músculos antagonistas, (el bíceps y el tríceps por ejemplo) una vez acabada la serie de bíceps el músculo se relaja momentáneamente, mienta trabajamos el otro músculo y viceversa, debido a ello se llegará a una mejor estimulación neuromuscular.

Por FRANCO PARENTI / Asesor Técnico MTX_nutrition

www.fitnessantander.com