Noticias MTX Elite Bodybuilding

COMO EL FITNESS CAMBIO MI VIDA (Por un cliente)

COMO EL FITNESS CAMBIO MI VIDA (Por un cliente)

Categorías

 

 

Antes que nada debo hacer una pequeña retrospectiva de lo que ha sido mi vida, naciendo siete mesino y con un retraso en el crecimiento de 3 años y medio la diabetes mellitus tipo 1 (insulinodependiente) que me acompaña desde el año 96 se tilda como una prueba mas para luchar por seguir adelante.

DESTRUYENDO FALSOS MITOS

Recuerdo cuando comencé en el gimnasio siendo un escuálido chaval de 56 kilos que media poco más de 1.63cm, hoy puedo decir orgulloso que mido 1.69cm y peso 76kg.

¿El gimnasio impide el crecimiento? Esto es uno de esos mitos populares sin ningún fundamento y prueba de ello es que cuando comencé a entrenar mi cuerpo creció de manera exponencial y de una forma más rápida de lo que estaba acostumbrado.

¿COMO LLEGAR A LA META?

Por desconocimiento todos cuando empezamos pensamos que la dieta no es algo importante, o que la suplementación no sirve para nada. No podríamos estar más equivocados...

Voy a especificar mi caso como diabético desde hace 19 años. Hay mucho miedo y mucho temor acerca de la diabetes y el fisicoculturismo, se nos limita en muchos sentidos por una supuesta "sobrecarga" al trabajo de los riñones con un consumo "alto" de proteínas. No obstante, no debemos olvidar que una vez que nos adentramos en el mundo del fitness dejamos de formar parte de una estadística general y sedentaria para pasar a formar parte de un grupo más selecto con unas necesidades específicas.

¿COMO AFECTA LA DIETA Y EL ENTRENAMIENTO EN LA DIABETES?

El culturismo requiere un control constante de azúcar en la sangre y la mejor manera de lograrlo es mediante el uso de la dieta correcta. No debemos olvidar la disciplina que requiere este estilo de vida, un diabético puede beneficiarse enormemente de esto ya que al mantener unos horarios fijos también será más fácil controlar los niveles de insulina requeridos. Carbohidratos ricos en fibra y complejos como el arroz integral, la avena y las patatas dulces combinados con verduras como las judías verdes, espinacas, espárragos y el brócoli deben ser los principales alimentos básicos de hidratos de carbono. Fuentes de proteína magra, como pollo, pavo, claras de huevo, carnes rojas magras, el atún y el salmón atlántico (que es alto en grasas, pero son grasas esenciales) son impresionantes fuentes de proteína. Pequeñas cantidades de grasas buenas como las que se encuentran en pescados como el salmón (aceite de pescado), aceite de linaza y aceite extra virgen de oliva ayudan a aumentar la sensibilidad a la insulina y también ayudan a mantener el control de azúcar en la sangre. Por su parte frutas como el aguacate o la manzana pueden ser un gran aliado. No debemos olvidar que un diabético tipo I puede ser propenso a tener hipoglucemias que "rompen el equilibrio de nuestra dieta" ¿Cómo solucionar estas bajadas? La mejor manera es el consumo de una fruta que no sea plátano en combinación con frutos secos, preferiblemente nueces. Esta combinación de oligofructosa con vitaminas y las propiedades y grasas de los frutos secos nos mantendrán unos niveles de insulina estable y evitará una recaída cuando el pico de insulina

baje, haciendo que nuestra glucosa se mantenga en unos valores adecuados. Una dieta compuesta por 4-6 pequeñas comidas compuestas por 40% de hidratos, 40% de proteínas, y 20% grasas buenas es fundamental en lugar de comidas grandes pero poco frecuentes.

El entrenamiento culturista aumenta la necesidad de utilizar la glucosa como energía: simples cantidades moderadas de entrenamiento de musculación (como 30-40 minutos tres veces a la semana) ayudan a aumentar la masa muscular.

Más músculo significa que grandes cantidades de glucosa se utilizan durante el día y durante el ejercicio. Esto ayuda a la persona con el tipo 1, ya que se hace posible reducir la dosis de insulina (menores niveles de glucosa permiten una dosis menor de insulina, lo que elimina los niveles de leptina que impiden la eliminación de las grasas). También hay que señalar que el componente de ejercicio cardiovascular de entrenamiento de musculación también ayuda a deshacerse de la glucosa y además aumenta la sensibilidad a la insulina.